lunes, 2 de abril de 2018

NIKE Y ADIDAS VISTEN A LA MAYORÍA DE LAS SELECCIONES PARA RUSIA 2018

L DATO

No todo es bueno

QUEJAS

Los diseños de camisetas no siempre caen bien en la selecciones. Senegal y Serbia reclamaron mejores propuestas a Puma, empresa que compró los derechos para vestirles en el Mundial.

El Mundial es la vitrina por excelencia para los futbolistas, estén en el amanecer o el ocaso de su carrera, pero también lo es para las marcas de indumentaria deportiva. La pugna entre las selecciones por ganar la Copa del Mundo es similar a la lucha de las marcas por ganarse los ojos de la afición y sus billetes.

Hace exactamente 88 años, ir al Mundial era más sencillo en términos deportivos y de indumentaria. En el primer campeonato, disputado en Uruguay, la organización invitaba a los países a mandar a sus representativos. Es el caso de Bolivia, que de esta forma participó en 1930.

Precisamente, la Verde, que se vestía de blanco en ese tiempo, se encargó de escribir la primera anécdota sobre los uniformes en un campeonato del mundo. Primero, en su debut, cada jugador se presentó con una letra sellada en el pecho de sus camisetas.

Los 11 hombres con 11 letras diferentes formaban la leyenda “viva Uruguay” y posaron para una fotografía que quedó en la historia antes de perder por 4-0 ante Yugoslavia.

En el siguiente partido, los bolivianos también quisieron presentarse con las camisetas blancas pero coincidieron en color con su rival, Brasil. Al no tener uniforme alternativo, la Selección Nacional tuvo que prestarse uniformes de los anfitriones y jugó con casacas azules. Para el recuerdo.

LOS TIEMPOS CAMBIAN

Durante los siguientes mundiales ya no se dieron casos como éste y menos sucederá en Rusia, a mediados de año; es más, las selecciones no pueden colocar ni una letra en sus camisetas que no sea el escudo de su selección, el número, el logo del Mundial y la marca que los viste, según el reglamento de la FIFA.

El ente mundial prohíbe patrocinadores en las indumentarias como sucede en los equipos de fútbol, que a veces colocan sus sponsors en lugares tan extraños como la parte trasera de los cortos.

Entonces, la única forma de promocionar una marca pasa a ser exclusivamente de la FIFA o de las empresas que visten a las selecciones. Es así que multinacionales como Adidas, Nike y Puma, entre las más conocidas, o New Balance, Umbro, Hummel, Erreà y Uhlsport apuestan fuerte en cada cita mundialista.

NIKE VS. ADIDAS

Como un clásico Brasil-Argentina o Real Madrid-Barcelona. Así es la pugna entre las marcas deportivas más importantes del mundo. Nike, por ejemplo, viste a Brasil y a Cristiano Ronaldo y Adidas a Argentina y a Lionel Messi. No hace falta mayor descripción para explicar lo que hacen estas empresas.

En Rusia nada está definido. Adidas es el auspiciador oficial del Mundial, fabricó la pelota que rodará durante un mes y viste a 12 selecciones, sólo dos más que Nike, que tiene a su favor el patrocinio a más figuras de renombre que la marca alemana.

Para Adidas su principal apuesta son las selecciones de Alemania, España y Argentina, aunque también la anfitriona Rusia, Egipto, Irán, Japón, México, Marruecos, Suecia Colombia y Bélgica tendrán las tres rayas en el pecho.

Nike no se queda atrás y sueña con ganar a través de Brasil, Portugal, Inglaterra y Francia, pero también puso algunas fichas a Australia, Croacia, Nigeria, Polonia, Arabia Saudita y Corea del Sur.

El objetivo de la marca estadounidense es que una de las selecciones que viste vuelva a coronarse campeona, algo que hizo Brasil en Corea-Japón 2002. Después, Adidas tuvo el placer de haber obtenido dos de las tres copas del mundo en juego con España en 2010 y Alemania en 2014. Puma, con Italia en 2006, evitó el triplete de la empresa alemana.

Ahora la marca con un mamífero como logo se vio disminuida por la ausencia de Italia, pero recuperó la esperanza con Uruguay, Serbia, Suiza y Senegal.

Los fracasos de selecciones “Top” no sólo afectó a Puma, sino también a Nike que apostaba por Chile, Holanda o Estados Unidos, también fuera de Rusia 2018.

LOS BOTINES, OTRO FRENTE DE LUCHA

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo son el claro ejemplo de la pugna entre marcas por resaltar en el fútbol. El argentino, cuando juega con su selección tiene en el pecho la marca de las tres rayas pero con el Barcelona, la pipa, mientras sus pies están cubiertos por Adidas.

En el caso del portugués, patea con Nike pero se viste con Adidas en el Real Madrid y coincide, como Messi, en su selección. Es así como las marcas miden fuerzas a través de patrocinios, en los que invierten más de $ 1.100 millones anuales.

Si Adidas gana en camisetas mundialistas, Nike lo hace en botines, pues cubre los pies más valiosos del mundo. Además de Cristiano, la pipa se encuentra estampada en Neymar, Luka Modric, Eden Hazard, Gerard Piqué y Sergio Ramos; mientras las tres rayas brillan en Luis Suárez, Paul Pogba y Toni Kroos, principalmente.

Así, a menos de dos meses para la cita mundialista, las tiendas comienzan a llenarse de aficionados que desean comprar la camiseta de su jugador o selección favorita; sin embargo, las ganancias llegan después del Mundial porque la marca que haya hecho la mejor apuesta será la premiada. ¿Quién ganará Nike o Adidas? ¿Cristiano Ronaldo o Lionel Messi? ¿Las otras marcas y jugadores darán la sorpresa?. En Rusia se sabrá.

CIFRAS

1.100 millones de dólares invierte cada marca en patrocinar a los futbolistas profesionales de todo el mundo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario